Los Cinco, René González y una pesada carga

 7302

Por Juan Manuel Álvarez Tur, Universidad de las Ciencias Informáticas

Es cierto que muchas veces nuestras políticas comunicacionales no son las más acertadas para mantener un clima adecuado alrededor de ciertos temas que debieran tratarse con mejor tino, sin embargo, estas inconsistencias a la hora de hacer trabajo político no califican para validar olvidos y trivializar temas que no dejan de ser neurálgicos porque se adocene su tratamiento. Bien valdría en todo caso criticar el método que se emplea para convocarlos al debate público y el dogmatismo lingüístico para presentarlos.

Me vienen a la mente dos casos de estudio: el bloqueo de Estados Unidos a Cuba y el encarcelamiento de los Cinco Héroes cubanos en la nación norteña. Me gustaría opinar sobre el estado político de la población cubana cuando se habla de nuestros Cinco Héroes, en el que incide la política comunicacional pero imbricada con el debilitamiento que en la esfera de las ideas venimos evidenciando los cubanos en los últimos años.

Hay que diagnosticar para luego tener una dimensión clara de los problemas. El tema de los Cinco ha perdido sustancia entre nosotros. Ha llegado a un estado tal que las personas incluso han creado chistes alegóricos al caso, las condenas… Pero más allá de ese accionar, que alguno vinculará incluso con la “idiosincrasia” cubana, me resulta más inexplicable que los cubanos no comprendan el calificativo “Héroe” asociado a los Cinco. Las razones, para mí, son obvias:

1) arriesgaron sus vidas al infiltrarse en pleno campo enemigo. Hay que diferenciar entre una labor de inteligencia realizada dentro de tu propio suelo y hacerlo en cancha ajena, sobre todo si te “quemas”.

2) su trabajo proveyó a los órganos de inteligencia cubanos de información sobre los planes contra el gobierno cubano de las retrógradas organizaciones donde milita el exilio de “línea dura”.

3) los Cinco no claudicaron ante las ofertas que les realizaran para declararse culpables y colaborar con la Fiscalía, como decía René, ello constituyó “una lección moral imperdonable”.

4) tras el paso del tiempo, no han podido hacer mella en su moral luego de someterlos a tantas prácticas para socavarlos. En la cotidianeidad, nuestra rutina diaria, que en algún caso puede llegar a ser agobiante, perdemos de vista que la de nuestros Cinco Héroes tortura más. Se pueden vivir momentos de alivio, pero no hay días buenos en la prisión.

No estamos tan distantes de ser víctimas de un atentado, de que alguna persona con un “par de laticas” (copyright Santiago Álvarez) provoque daños humanos y materiales. El riesgo siempre existe y por eso velan, apoyados en el trabajo de hombres y mujeres como Los Cinco, nuestros órganos de inteligencia. Gerardo Hernández, Fernando González, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y René González son hoy, por una cuestión jerárquica en cuanto al dramatismo de sus situaciones actuales, los rostros más visibles de un grupo mucho más amplio que se ha dedicado a estas tareas, apostando porque los cubanos podamos continuar construyendo en paz esa sociedad que no solo sea opuesta, sino también diferente a la que se nos quiere imponer desde fuera. Es cuando aflora en mí la idea de que eso constituye una pesada carga para todos nosotros, o para ser positivo, un reto.

Estoy más que seguro del desinterés con el que realizan ese descomunal ejercicio de pasión política y creencia en las ideas. Hace poco Percy Alvarado Godoy (el ex agente Fraile) destacaba que lo hacen sin pensar en prebendas, cuando denunciaba la tergiversación de la situación social que presentaba (o presenta) un ex agente, por parte del mainstream. Y deseo dejar clara una posición, si hay personas que merecen cualquier recurso que el país les pueda proveer, son ellos, eso se llama sacrificio sin cuento y no está al alza. Y al mismo tiempo, que parte de su grandeza (parte y no toda) está en no exigir ni demandar nada.

Quienes si debemos estar más que interesados somos nosotros, los que debemos luchar desde la paz por la profundización del socialismo en Cuba, con la consecuente transformación continua de la cultura que ello implica. Me parece que a ninguno de Los Cinco les debe haber gustado en lo absoluto escuchar en boca de Raúl Castro, el gran retroceso que han experimentado las prácticas cívicas y la cultura socialista en sentido general. Y a la par, cierta luz deben percibir en el hecho de que aflore esa gran verdad, para poder plantear estrategias correctivas a tiempo y hacer que su sacrificio haya valido la pena. Pero este problema, el de la consecuencia de lo que hacemos con la mayestática acción de los Héroes, se complica con la presencia de uno de ellos, René, entre nosotros. Aunque a su paso todo pueda parecer muy sano, le será fácilmente perceptible cada deformación.

Si sentimos la gran responsabilidad que entraña el encierro de los Cinco, la presencia de René en Cuba, pueblo, estructuras políticas y gubernamentales deben velar para que no siga decayendo el espíritu solidario entre nosotros, se recupere el valor primario que tiene lo subjetivo para una sociedad que se entiende en camino al socialismo, se ataque de modo continuado y efectivo la injusticia social y aumente la participación popular en el ejercicio del poder. Cada funcionario corrupto, que prescinde de la austeridad que debiera caracterizarle, cada político falaz, cada ciudadano que abandona el socialismo, es una pena que sembramos en las almas de esos gigantes.

En su alocución al pueblo del pasado 12 de Septiembre, decía René: cuando () regresemos a la cotidianeidad, no podemos nunca dejar de pensar que les debemos y nos debemos el traerlos de vuelta a casa”, y yo agregaría que también construir más y mejor socialismo en Cuba.

Anuncios

Acerca de Jóvenes por los 5

Jóvenes cubanos que luchamos desde las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones por abrir paso a la verdad y la justicia. Formamos parte del movimiento mundial de solidaridad que luchó por la liberación del grupo internacionalmente conocido como los Cinco Héroes Cubanos o los Cinco de Miami, condenados injustamente a largas penas de prisión en cárceles de Estados Unidos por el cuyo único delito de defender a su pueblo de los actos terroristas organizados de manera impune desde el propio territorio norteamericano.

2 pensamientos en “Los Cinco, René González y una pesada carga

  1. Me entristece que después de pasado 15 años de injusto encierro aun los acusen falsamente. El pueblo cubano los reclama y no descansa hasta que estén en casa. En este caso no solo condenaron a los Cinco, sino también a sus familiares que han sufrido la ausencia de sus seres queridos. Nosotros le debemos mucho y nos debemos el tráele a casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s