15 claves para entender el injusto proceso judicial contra #LosCinco Héroes Cubanos (Parte I)

20131017145554-free-5El juicio más largo en la historia norteamericana, que comenzó en el otoño de 2000 y concluyó siete meses después, en junio del 2001. Comparecieron en total más de 70 testigos. Seguiría luego un largo proceso de apelación.

Muchas personas de buena voluntad en el mundo están aún confundidas con relación al caso de los Cinco; otras, sencillamente desinformadas como resultado del gran muro de silencio y manipulación que el gran emporio mediático norteamericano ha levantado en torno al mismo. A más de 15 años de la detención de nuestros heroicos compañeros ponemos a consideración de los lectores de este blog 15 claves para comprender el injusto proceso seguido contra ellos.

1. El juicio, los cargos

El juicio contra los Cinco fue el más largo en la historia de Estados Unidos en los momentos en que tuvo lugar. Se necesitaron en total 119 volúmenes de transcripciones, cajas de documentos de prueba, y 15 volúmenes solo de narraciones de hechos previos. Un registro enorme y exhaustivo que no se conocía fuera de Miami y seguramente no se conoce en Miami tampoco.

Los Cinco fueron condenados en diciembre del 2001. El principal acusado, Gerardo Hernández, sería condenado a dos cadenas perpetuas; Antonio Guerrero y Ramón Labañino, recibieron cadenas perpetuas también. Fernando y René González, por su parte, fueron condenados a 19 y 15 años, respectivamente, constituyendo las máximas sentencias posibles en todos los casos.  

Se presentaron 26 cargos por separado, veinticuatro de ellos relativamente menores y más bien técnicos. Dos, sin embargo, eran graves al implicar cada uno la cadena perpetua.

Uno de los otros 24 era el no registrarse como agentes extranjeros ante la Fiscalía General de los Estados Unidos y los acusados estuvieron de acuerdo con él. No obstante, trataron de explicar –y no les fue permitido– que bajo una doctrina de las leyes norteamericanas conocida como la Defensa de Necesidad, debían ser perdonados por no haber cumplido con ese tecnicismo de registrarse como agentes extranjeros puesto que su misión implicaba la protección de vidas humanas, evitar daños a propiedades y prevenir actos terroristas.

Según las leyes de aquel país, es posible técnicamente violar una regulación establecida por la ley si se hace para evitar un daño mayor. En el caso de los Cinco, la defensa trató de presentar dicho argumento como respuesta a la violación técnica, pero la jueza no permitió utilizarlo.

Otro de los cargos fue el uso de falsa identidad que, nuevamente, los acusados no objetaron. Dichos cargos implicaban penas máximas de cinco años; o sea, deberían haber sido puestos ya en libertad.

Con relación a los cargos principales, del que más se ha hablado es del vinculado con el “espionaje”. En primer lugar debemos decir que en este caso no existió nunca una acusación de espionaje. El gobierno de Estados Unidos no presentó cargos de ese tipo contra ellos; lo que hizo en su lugar es lo mismo que ha hecho usualmente cuando un juicio es político y no tiene evidencia de la comisión de un delito: ante personas con antecedentes políticos que podrían llevar al jurado a emitir un veredicto de culpabilidad sin evidencias incluso, crean argumentos y usan la teoría conocida en la Ley como Conspiración.

2. ¿Y qué es una Conspiración?

La conspiración es un acuerdo para cometer un delito. El gobierno no tiene que probar que se cometió un delito, sino solamente la existencia de un acuerdo para hacerlo –el acuerdo es el delito– o sea, en este caso –y así consta en las actas– el gobierno alegó una y otra vez que nadie estaba acusado de espionaje ni por espiar. No obstante, no fue eso lo que dijeron a la prensa fuera de la corte. A ellos se les acusó de estar de acuerdo con hacerlo en un momento no especificado en el futuro.

Cuando el fiscal del gobierno comenzó a hablarle al jurado, lo primero que les dijo fue: “Arrestamos a estos cinco hombres e incautamos 20,000 páginas de documentos de sus computadoras, pero, señoras y señores del jurado, de esas 20,000 páginas no podemos presentarles una página de información clasificada”. Así consta en las actas.

A pesar de ello, Antonio, Gerardo y Ramón serían inicialmente condenados a cadena perpetua –la misma recibida por Aldridge Ames por vender miles de documentos clasificados a los rusos, y que Robert Hanssen, el supervisor del FBI que traicionó a su país al darle a los rusos miles de páginas de documentos clasificados, un hecho que costó la vida de muchas personas.

Tres de los cinco cubanos estarían cumpliendo las mismas sentencias que esos dos caballeros sin la existencia de una solo página de información clasificada.

Así, es importante no olvidar lo que existe y lo que no existe en este caso en términos legales.  El gobierno presentó en el juicio a uno de los principales oficiales de inteligencia en Estados Unidos –un general que era director de la Agencia de Inteligencia para la Defensa, principal agencia de inteligencia en el gobierno.

Paul McKenna, uno de los abogados de la defensa, preguntó al General si había leído algunas de esas 20,000 páginas y respondió que sí. Entonces Paul le preguntó cuántas de ellas estaban relacionadas con información de defensa nacional y la respuesta del General, recogida en las actas, fue: “Ninguna que yo recuerde”.

Entonces el gobierno basó su acusación en que Antonio Guerrero trabajaba en la Base Naval estadounidense de Boca Chica, en un puesto de baja capacidad, pero era agente del gobierno de Cuba con la misión de informar a su país. Todo eso fue admitido. Pero la misión que él tenía y lo que informaba a Cuba no era precisamente información de defensa nacional sino pública, disponible para cualquiera que quisiera tomarla y enviarla a cualquier parte; por lo tanto no era un fundamento para presentar cargos de espionaje.

Lo que Antonio envió a Cuba fueron referencias de aviones despegando y aterrizando –toda información disponible al público. El gobierno señaló eso entonces como inapropiado y violatorio de las leyes de espionaje.

Al jurado en Miami se le dijo que un agente cubano que trabajaba en una base estadounidense estaba enviando información a Cuba sobre aviones despegando y aterrizando –todo esto completamente legal. A Antonio Guerrero se le dijo que no violara ninguna de las medidas de seguridad de la base y, de hecho, así lo hizo.

3. ¿Cómo sabemos entonces que no lo hizo?

Sencillamente porque el gobierno sabía de él desde dos años antes del arresto. Los estaban vigilando y sabían que Antonio nunca solicitó una autorización de seguridad, ni estuvo en un área de seguridad sin permiso, ni violó las regulaciones de la base.

Ellos se sentían tan confiados con el hecho que Antonio no hacía nada ilegal que cuando la jefa de la base fue llamada a testificar, dijo que el FBI nunca le informó del conocimiento que tenían acerca de las actividades de este.

4. ¿Y por qué nunca se lo dijeron?

Por el hecho de que no estaba haciendo nada inapropiado.  Sin embargo, el jurado lo condenó por sus propios prejuicios y predisposición.

5. ¿Quiénes formaron parte del jurado en este caso? 

Los abogados han estado largo tiempo tratando de establecer por qué los Cinco no recibieron un juicio justo de un jurado justo.

Expertos han recopilado artículos de periódicos. Existe tanta documentación como nadie ha logrado acopiar jamás acerca de por qué este caso no debió haber sido nunca juzgado en Miami. Aún así tuvo lugar allí.

Terminaron con un jurado muy poco común. El presidente del mismo expresaría abiertamente su oposición a la “dictadura de Fidel Castro” y anhelar el día de su derrocamiento. El segundo de los miembros –un banquero retirado de Illinois–, dijo que su hijo había sido infante de la Marina durante 21 años y la hija pertenecido al FBI por 15 años. El tercero trabajaba para el Fiscal General del estado de la Florida en la división penal. Así por el estilo hasta llegar a los doce miembros. Ese sería el jurado del Distrito Sur de la Florida.  

El jurado no necesitó mucho tiempo. De hecho, cuando terminó el juicio, luego de escuchar a más de 70  testigos sólo se tomó un día para decidir sobre la acusación de espionaje que culminó con la imposición de sentencias a cadenas perpetuas. No hicieron siquiera una pregunta, no releyeron ninguno de los testimonios, ni examinaron evidencia alguna.

Simplemente decidieron un juicio que duró siete meses en tan sólo un día.  Eso fue lo ocurrido con el tema del espionaje.

Este artículo continuará…

Anuncios

Acerca de Jóvenes por los 5

Jóvenes cubanos que luchamos desde las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones por abrir paso a la verdad y la justicia. Formamos parte del movimiento mundial de solidaridad que luchó por la liberación del grupo internacionalmente conocido como los Cinco Héroes Cubanos o los Cinco de Miami, condenados injustamente a largas penas de prisión en cárceles de Estados Unidos por el cuyo único delito de defender a su pueblo de los actos terroristas organizados de manera impune desde el propio territorio norteamericano.

Un pensamiento en “15 claves para entender el injusto proceso judicial contra #LosCinco Héroes Cubanos (Parte I)

  1. Pingback: 15 claves para entender el injusto proceso judicial contra #LosCinco Héroes Cubanos (Parte II) | Jóvenes agramontinos por los Cinco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s