15 claves para entender el injusto proceso judicial contra #LosCinco Héroes Cubanos (Final)

Cinco-USA Concluye la exposición de algunas de las claves más importantes para comprender cuanta injusticia se ha cometido contra nuestros Cinco Héroes durante estos largos 15 años de injusto encierro.

11. ¿Qué decían esos memorándums?

En estos memorándums oficiales del Departamento de Estado, se decía lo siguiente: “Cuba está perdiendo la  paciencia”. Uno de ellos concluía incluso como sólo puede hacerlo un memorándum del Departamento de Estado: “we better have all our ducks in a row  (Mejor tenemos todo preparado) porque lo que va a ocurrir es que Cuba se va a defender y alguien va a ser derribado y nosotros debemos tener clara nuestra posición”.  Richard Nuccio, testificó que en enero de 1996 vio a José Basulto –líder de Hermanos al Rescate– en la televisión estadounidense, presumiendo de sus incursiones en el espacio aéreo cubano y burlándose del gobierno cubano por no contar con los medios defensivos para derribarlo o detenerlo, y le decía a los cubanos de la isla: “¿Ven? Ustedes pueden enfrentarse a este gobierno y seguir mi ejemplo –si ustedes emprenden acciones agresivas contra Cuba, el gobierno de la isla cederá”.

Nuccio, confesó haber hecho una mueca de dolor al ver eso pues sabía que los cubanos en la Isla también estaban viendo la actuación en televisión y no lo iban a tolerar más.  Así, el 13 de enero de 1996, se producen nuevos vuelos sobre territorio cubano. Llegó entonces el 24 de febrero. Todos conocían que ese día volverían a penetrar en el espacio aéreo cubano. Y todos se prepararon.

Cuando Basulto y sus secuaces se disponían a despegar para llevar a cabo la trágica misión, les fue advertida en el aeropuerto la extrema peligrosidad de sobrevolar el espacio aéreo cubano. El Sr. Basulto testificó haberse reunido con grupo y discutido el asunto, estar conscientes del peligro que corrían. Aún así despegaron.

Cuando se acercaron a Cuba, sostuvieron comunicación radial con las autoridades de la aviación de este país. Recibieron la advertencia de un controlador de vuelo de que estaban penetrando en una zona militar restringida y sería muy peligroso si seguían adelante. Sin embargo, las avionetas de Hermanos al Rescate hicieron caso omiso por segunda vez.

12. ¿Fue realmente Gerardo Hernández fue quien previno a las autoridades cubanas?

De eso  lo acusaron como parte de la conspiración para cometer asesinato. No fue Gerardo Hernández; él no tuvo nada que ver con eso. Fue la Agencia Federal de Aviación de Estados Unidos la que notificó a los cubanos que las aeronaves iban en camino. Las mismas continuaron rumbo sur. Los cubanos hicieron despegar sus MIGs. Basulto dio la vuelta,  derribando los cazas las otras dos avionetas.

Basulto llevaba encendida su grabadora en la cabina del piloto para dejar constancia de  su nueva misión “exitosa” sobre Cuba. La cinta seguía corriendo a medida que los MIGs se acercaban y hasta puede escucharse la risa de Basulto al tiempo que las otras dos avionetas eran atacadas –cuatro personas murieron.

Ahora bien, existe otro elemento respecto al derribo. Una corte estadounidense acusó formalmente a los pilotos cubanos y a todos los oficiales involucrados bajo el pretexto de que las dos avionetas fueron derribadas en aguas internacionales. Aún así, la acusación dice que una de las avionetas se encontraba a 16 millas de las costas cubanas –cuatro millas más allá del límite.

A la velocidad que desarrollan los MIGs, si en verdad derribaron las avionetas en aguas internacionales, fue un error de segundos. El gobierno cubano sostiene que las avionetas se encontraban dentro de su espacio aéreo, pero la acusación estadounidense dice que se encontraban a 16 millas de las costas; es decir, a cuatro millas del límite. La segunda avioneta, según dijeron, se encontraba a 21 millas del litoral de la Isla.

Esto lo sostenía un país que en esos momentos negociaba con otras 34 naciones la concesión de inmunidad total a todos los soldados estadounidenses ante los delitos que pudieran cometer en cualquier parte. O sea, al tiempo que negociaban la inmunidad internacional para sus soldados, también acusaban a dos pilotos de, quizás, cometer un error de sólo segundos.  Podrá comprenderse entonces cuán pobre era el caso contra Gerardo.

13. ¿Qué vínculo tuvo entonces Gerardo con la conspiración?

La fiscalía tuvo una evidencia contra Gerardo: un cable desde Cuba donde le decían que no debía volar ese día y que tampoco los otros debían hacerlo. ¿Qué demuestra eso? ¿Demuestra acaso que él tenía conocimiento o estaba al tanto de lo que ocurriría ese día, o que de alguna manera estaba involucrado en una “conspiración para cometer asesinato”?

Está es la primera vez en la historia de Estados Unidos que se levantan cargos por asesinato cuando dos aviones de un país soberano derriban otro avión en defensa de su integridad territorial. Nunca antes se había dado un caso de asesinato en un contexto semejante. Y tampoco nunca antes se dio un caso de asesinato basado en evidencia tan pobre, aún cuando fuese viable.

Se trata de un acto justificado por parte de un Estado soberano en legítima defensa de su territorio.  El caso contra Gerardo, basado en estos dos cargos no podía sostenerse. Aún así se sostuvo. El gobierno de Estados Unidos empleó todas las tácticas concebibles en el mundo legal para conseguir estas condenas. Una de sus tácticas fue clasificar como altamente secretos todos y cada uno de los 20,000 documentos ocupados a los acusados.

Cada vez que los acusados solicitaban les fueran devueltos sus documentos para poder defenderse, el gobierno  se negaba, aduciendo que se trataba de información secreta, amparado en lo que se conoce como CIPA, Classified Information Protection Act (Ley para la Protección de Información Secreta).

14. ¿Qué es el CIPA?

Estados Unidos aprendió por el caso Ames y otros que cuando empleados de su gobierno roban documentos clasificados, luego se defienden diciendo: “si usted nos lleva ante una corte judicial haremos públicos todos los documentos clasificados” y entonces, no podían enjuiciarlos. Para prevenir eso, el Congreso aprobó el CIPA, que impide a los antiguos empleados gubernamentales chantajear al gobierno para escapar de una corte judicial.

Esos documentos pertenecían a los Cinco,  pero sólo unos pocos les fueron devueltos –el gobierno los devolvió “magnánimamente” solo después de muchos meses de retraso. Entonces sostuvo una sesión confidencial con la jueza para explicarle por qué no podían entregarle el resto de los mismos a la defensa, y la jueza estuvo de acuerdo. Los abogados de la defensa fueron excluidos de dicha reunión. Las transcripciones de ese procedimiento fueron selladas y durante todo el largo proceso de apelación nunca les fue permitido consultarlas.

15. ¿Qué otras irregularidades fueron cometidas?  

Miami fue la peor jurisdicción donde pudo haberse celebrado este juicio.

El fiscal cometió actos de conducta inapropiada; la defensa no pudo desarrollar su trabajo de forma apropiada porque la fiscalía injustamente retuvo información alegando que era secreta y la defensa tenía derecho a acceder a ella; y el gobierno violó sus propias normas al entrar por la fuerza en los apartamentos de Gerardo Hernández y otros para secretamente “bajar” información de sus computadoras, todo eso violando la ley estadounidense.

Otro aspecto importante es la situación de los familiares. A Olga Salanueva, esposa de René González, durante los 15 años que este permaneció preso,  y a Adriana Pérez, la esposa de Gerardo Hernández, se les negó recientemente las visas para viajar a Estados Unidos a visitar a sus familiares en prisión. El servicio de inmigración estadounidense argumentó que estas no podían alegar razones humanitarias para solicitar visas porque ambas representan una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos.

Por supuesto, no existe prueba creíble alguna que demuestre que Olga, Adriana o los hijos de Olga, constituyeran una amenaza para los Estados Unidos. Resulta completamente inimaginable esta alegación. En segundo lugar, el tema de las visitas familiares a los prisioneros federales fue tratado por la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos y, en una decisión extraordinaria, sostuvo claramente que si la Constitución de los Estados Unidos protege algún interés, ese es el de mantener la familia.

En ese caso decidieron que una agencia gubernamental no podía destruir una familia al obstruir las relaciones de un recluso con su esposa e hijos. La Constitución de los Estados Unidos anula cualquier estatuto, incluyendo los de la propia Inmigración. O sea, es una violación muy clara y básica de la Constitución estadounidense impedir que estas familias, la de Olga y la de Adriana, se mantengan unidas.

Es más, cuando revisamos las regulaciones del Buró de Prisiones Federales encontramos que las mismas exigen que sean permitidas las visitas familiares por la simple razón que ellos han comprobado que cuando un recluso es visitado regularmente por su familia, deja de ser un problema, se convierte en un mejor recluso, menos hostil y mejor para la institución. O sea, que incluso es un interés para la Prisión Federal, como está escrito en las regulaciones, que a los reclusos no solo se les permita sino que se les aliente a ser visitados por sus cónyuges e hijos porque así se convierten en mejores presos.

El gobierno de ese país recibió incluso una carta de protesta de Amnistía Internacional en la que se señalaba que el derecho internacional establece que a todo recluso debe permitírsele ver a sus familiares. Este es claramente un requisito humano del derecho internacional.

Muchas más violaciones han sido cometidas en el caso que nos ocupa, no esbozadas siquiera hasta aquí, entre ellas el pago por el gobierno a periodistas para tergiversar y mentir a la opinión pública norteamericana, entre otras múltiples. En próximos artículos continuaremos abordando estos temas. 

Lea la Parte I de este artículo aquí

Lea la Parte II de este artículo aquí

Anuncios

Acerca de Jóvenes por los 5

Jóvenes cubanos que luchamos desde las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones por abrir paso a la verdad y la justicia. Formamos parte del movimiento mundial de solidaridad que luchó por la liberación del grupo internacionalmente conocido como los Cinco Héroes Cubanos o los Cinco de Miami, condenados injustamente a largas penas de prisión en cárceles de Estados Unidos por el cuyo único delito de defender a su pueblo de los actos terroristas organizados de manera impune desde el propio territorio norteamericano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s