Reproducción del “hueco” en Bellas Artes: significativa contribución a la causa de #LosCinco (+Fotos)

Inauguración de la instalación NO AGRADEZCAN EL SILENCIO, creada por el artista Alexis Leiva Machado (Kcho). La reproducción exacta de la celda de castigo “el hueco” donde Los Cinco héroes cubanos injustamente encarcelados en Estados Unidos hace más de 15 años sufrieron injusto castigo durante 17 meses, fue inaugurada en el Museo de Bellas Artes, como una importante contribución a la campaña porque regresen Gerardo Hernández, Antonio (Tony) Guerrero y Ramón Labañino, aun prisioneros.

Por: Iliana García Giraldino

Fotos: Karoly Emerson (Siempre con Cuba)

 

René González y Fernando González, los únicos de Los Cinco en la patria tas cumplir en su totalidad las inmerecidas condenas, junto al artista de la plástica Alexis Leiva Machado (Kcho), el creador de la instalación, se dirigieron al numeroso público que asistió a la apertura de la obra, titulada “No agradezcan el silencio”.

A partir de acuarelas de Tony (que se aprecian allí en las paredes) y de los recuerdos de René y Fernando, el público puede conocer, con las dimensiones originales, el pequeño espacio, donde apenas pueden darse unos pasos y en el que permanecieron los héroes durante meses de inhumana sanción.

Dijo Fernando que el arte es para exaltar la belleza y lamentó que por una injusticia un artista como Kcho tenga que reflejar una experiencia tan horrorosa, y expresó que la reproducción del “hueco” es una contribución muy significativa para lograr que regresen nuestros hermanos.

Por mucho que se pueda describir no hay nada como experimentar en carne propia esa experiencia, agregó, y apuntó que cuando los visitantes pasen por ahí (podrán permanecer encerrados en la celda cinco minutos) se sensibilizarán y se interesarán más por el caso, lo cual redundará en mayor fuerza en la lucha porque Tony, Gerardo y Ramón estén de regreso lo más pronto posible.

Al intervenir en el acto, René explicó que la obra es fruto del jurado de millones que Gerardo ha reclamado, del genio colectivo, “y eso incluye a los 11 millones de cubanos que nos han acompañado en todos estos años”.

Prosiguió relatando que a la idea le faltaba un “cacho” (un pedazo) haciendo alusión al artista que la creó, Kcho, el que se lanzó a la idea con entusiasmo junto a su grupo trabajó con tremenda dedicación, indicó.

Espero que esta obra contribuya a romper el muro de silencio tendido alrededor del caso de Los Cinco, y que se divulgue la verdad, sobre todo en el público norteamericano, insistió René. Comentó el pensamiento martiano que se aprecia en una de las partes de la instalación: Un principio justo desde el fondo de una cueva puede más que un ejército, y a continuación recordó que conversando con unos niños les decía que Los Cinco defendían la felicidad de todos, y salimos (René y Fernando) de allí felices, porque entramos felices, y no pudieron hacerlos sentir como querían los carceleros.

Aseguró que Tony, Gerardo y Ramón permanecerán firmes y felices, y añadió: tienen que volver porque gente así la necesitamos con nosotros.

Dedicatoria a Fidel y conversación con Tony

Al iniciar sus palabras, Kcho dedicó la obra al Comandante en Jefe Fidel Castro, “por su eterna confianza en la victoria”.

Informó que pocas horas atrás lo llamó por teléfono Tony para decirle que había enviado unos bocetos a Cuba, y que se escuchaba con tremenda confianza en el futuro, apuntó.

Al relatar la conversación, recordó que Tony le preguntó ¿mi hermano, que tú creses de mis acuarelas? A lo que Kcho respondió: “¡usted es tronco de acuarelista!”, y destacó que con sus acuarelas y el aporte de Fernando y René pudieron reconstruir “este lugar horrible, que no es un lugar de venganza ni de odio, es para la reflexión”, para que los visitantes conozcan esta experiencia, para contribuir a crear un puño gigante para la causa, señaló.

Y agregó: Me sentí diferente tras hablar con Tony, su confianza en el futuro, y expresó el deseo de que la reproducción del hueco sirva para mostrar al mundo la injusticia.

Un aparte con René

Momentos antes de la inauguración, René intercambiaba con la prensa sobre la reproducción de la celda de castigo y comentaba que una cosa es la estructura (exactamente imitada) y otra cosa es que te hagan sentir inferior, dependiente del oficial cuando pasaba hasta para sacarle la punta a un lápiz.

Contó que la última vez que se indignó fue cuando su hija cumplió años, había reservado la llamada que le correspondía para ese día, y un guardia inhumano que había allí no le dio la oportunidad.

Entonces reflexionó y se dijo que no le volvería a pasar, y manifestó que conservaba la felicidad que ellos (los carceleros) trataban de quitarle, “no podían entrar en mi mente”.

Al responder a la pregunta de qué pensaba al apreciar la reproducción de la celda de castigo, dijo: pienso que hasta que no vuelvan los tres que están allá, todos nos sentimos tras las rejas.

El impacto del “Hueco”

El numeroso público que acudió al Museo de Bellas Artes estaba impactado por la reproducción de la celda de castigo y el ambiente opresivo que dominó al auditorio al escuchar una grabación con las órdenes que suelen darse a los presos: ¡Abra la boca, saque la lengua, levante la pierna derecha, ahora la izquierda, inclínese hacia delante…!

Después se reprodujo la entrada a la pequeña celda de los prisioneros, encadenados de pies y manos con dos guardias escoltándolos, el sonido metálico, frío y espantoso de la reja cuando se cierra y de las llaves que terminan con todo contacto del reo con el exterior.

Luego, un espacio reducidísimo, paredes grises, silencio. Escalofriante. Pensar que nuestros hermanos estuvieron en esas condiciones 17 meses, duele. Pensar, como dijera René, que Tony, Gerardo y Ramón, pudiesen volver a estar así, espanta.

Solamente el apreciar a través de un pequeño cristal el interior del “hueco”, ahoga, oprime, desespera, falta el aire.

Por todo ello los creadores de la obra están convencidos de que contribuirá a sensibilizar a los visitantes con la causa de Los Cinco, y además con todas las causas justas del mundo.

Con razón semanas atrás René había adelantado de que no solamente Kcho reproducía físicamente la celda, sino que lograba dar el ambiente terrible del lugar. Y así es.

Seguramente que todos admirarán más a Los Cinco, fieles, dignos y firmes ante tanta tortura, y por ello, con certeza, el himno nacional que interpretó el Coro Nacional al inicio del acto, se elevó, traspasó fronteras, muros, alambradas, celdas, paredes, y llegó como inspiración permanente a Tony, Gerardo y Ramón, como también a todos los cubanos y los amigos en el mundo que luchan por esta causa.

*****

No agradezcan el silencio

Quienes visiten el «hueco» nacido de la sensibilidad humana y artística de Kcho podrán testificar mejor la inmensa dignidad de cinco hombres a quienes se les pretendió doblegar. No es lo mismo que se cuente lo vivido a que cada quien lo viva; que sienta, aunque sea por breves minutos, el drama de vivir de ese modo 

Varios Autores

Los uniformes naranjas, las alambradas, el espacio reducido, el duro protocolo de las cárceles de máxima seguridad estadounidenses. Dos hombres visten las ropas de reos y siguen el ritual; desde afuera se asiste a lo que Fernando González resumió como «una experiencia horrorosa». Antes de que inicie la acción plástica, Kcho (Alexis Leiva Machado) va de un lado a otro, ultima detalles. René y Fernando apoyan con sus presencias, como antes hicieron con sugerencias al artista. Los familiares de ellos y de Gerardo, Antonio y Ramón completan el cuadro familiar al que todavía le faltan tres de sus miembros.

No agradezcan el silencio convocó este sábado a muchos al Museo de Bellas Artes. Flashes, grabadoras, periodistas, por doquier… Kcho y René entran a El Hueco, se escapan, necesitan un segundo antes de que todo comience. Pero en El Hueco recreado por el artista, como aquel donde los Cinco fueron confinados durante 17 meses, las cámaras todo lo ven. Desde afuera es posible asistir a ese último minuto. René ordena las piezas del ajedrez de cartón. Es fácil adivinar el torrente de emociones: es un tablero igual al que construyó hace 15 años atrás. Cuántos recursos usaron para sobrevivir en tan difíciles condiciones. Mientras René parece que acaricia el caballo o el alfil, Kcho le susurra, quizá le cuenta cómo serán las cosas. Se abrazan en ese espacio simbólico y es un modo de acercar a los tres hombres que nos faltan, Gerardo, Antonio y Ramón.

Afuera, Fernando está seguro de que no es lo mismo que se cuente lo vivido a que cada quien lo viva; que sienta, aunque sea por tan breves minutos, el drama de vivir de ese modo…

Después se escucha una voz amenazante: «Abra la boca, saque la lengua, sacúdase el pelo y las orejas, vírese de espalda…». Dos hombres se ponen en la piel de esos héroes que no claudicaron, y el uniforme naranja deja de ser una imagen lejana. Las cadenas, los portazos de los carceleros, el paso corto a que son obligados los reos esposados, el candado gigante que les cuelga de la cintura. Siguen las normas. Como los Cinco, los personajes no se quejan, pero tampoco van con la cabeza baja.

Los videos de seguridad dan cuenta de lo que ocurre. René y Fernando saben exactamente lo que viven quienes los representan. Se ven serios —cada uno cumplió íntegramente su injusta condena—, pero Gerardo, Tony y Ramón pueden en cualquier momento volver a celdas de castigo, porque aún están tras las rejas de prisiones estadounidenses.

La instalación reprodujo cada detalle: el piso de cemento sin pulir y aparentemente mojado, el sanitario de aluminio, el óxido de la llave de la ducha, las cucarachas en la pared, la cama de hierro empotrada, el fino colchón, el rollo de papel higiénico, el banco fundido, la pequeña mesa, el ajedrez y el diminuto lápiz… Todo dispuesto como fue entonces, en un espacio que aprisiona sin necesidad de rejas, aunque están.

Sin embargo, los hombres de la representación tampoco se ven derrumbados: descansan en las incómodas camas, conversan, usan el tablero de cartón… Nunca se convierten en lo que sus carceleros quisieron. Como tampoco lo hicieron ni lo han hecho los Cinco más de 15 años después. Y Kcho, cuando estuvo frente a todos, lo primero que hizo fue dedicarle la obra a Fidel, por su espíritu de lucha.

Espacio para la reflexión

El teléfono suena con insistencia. No voy a cogerlo, pensó (Kcho) en la mañana de este sábado mientras lo absorbían los pensamientos sobre No agradezcan el silencio, que fue inaugurada en horas de la tarde.

«A la tercera llamada levanté y era Antonio: “Estoy aquí celebrando porque esto hay que celebrarlo. Dime de mis acuarelas. Aprendí en la cárcel…” “Usted es tronco de acuarelista”, le dije… “Ahora voy a pintar el juicio, así que tienes que hacer un tribunal…” “Vamos a hacerlo”, respondí». Este intercambio de palabras entre dos grandes cubanos y artistas fue narrado por Kcho durante la presentación al público de El Hueco.

Kcho contó su emoción, porque sintió extraordinario el ánimo de la voz que le llegaba del otro lado de la línea; que Tony, en las condiciones en las que pasa sus días, haya tenido ese gesto de amor, que solo habla de la sensibilidad de sus hermanos y la propia.

Me siento diferente después de haberlo escuchado, aseveró al hablar de Guerrero, y exaltó la confianza de este en la victoria. Con la espontaneidad que lo distingue y ante la presencia de decenas de personas que acudieron al Museo, entre las que se encontraban Miguel Díaz-Canel, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; Abel Prieto, asesor del Presidente cubano; Julián González Toledo, ministro de Cultura, y Miguel Barnet, presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), Kcho se refirió al proceso de creación de esta colosal obra que, sin lugar a dudas, contribuirá a fortalecer la solidaridad con Ramón, Antonio y Gerardo, quienes aún permanecen presos injustamente.

No agradezcan el silencio es un espacio para el amor, la paz y la reflexión, un espacio del arte contra la injusticia, creado para reflexionar individualmente sobre el hecho concreto del confinamiento en solitario al que los Cinco estuvieron sometidos como castigo antes de ser llevados a juicio.

El artista expresó que las sensaciones individuales, generadas por la participación del espectador cuando visite la instalación, o cuando decida pasar cinco minutos por la terrible experiencia vivida por los Cinco, construirán un mensaje colectivo de denuncia, una acción del arte contra la injusticia. Luego invitó a los presentes a entrar a El Hueco.

Una llamada de Gerardo a su esposa Adriana paralizó por unos minutos a los presentes. Aquí están todos, le decía ella: los familiares de los Cinco, los periodistas, todos… Y pasó el teléfono a Kcho: Para mí es un honor inmenso hablar contigo, me siento cada día más cubano, hermano. Te estamos esperando y vamos a seguir batidos todos los días. Esta obra es para Fidel y su espíritu de combate, le oímos decir a Kcho, quien afirmó que Gerardo mandó saludos para el dedeté en su 45 aniversario y a la periodista Rosa Miriam Elizalde por la defensa de su tesis doctoral, apuntó.

Como el recuerdo de una batalla que ganamos calificó René la sensación que experimentó al entrar a la instalación. Eso fue lo que sentí, dijo, y expresó: esperamos que la obra cumpla su cometido, que no es otro que romper el muro de silencio que existe en el pueblo norteamericano alrededor de los Cinco.

Siempre digo que éramos felices antes de entrar al Hueco y los somos después de haber salido porque Estados Unidos no tiene fuerza moral para quitarnos esa felicidad. Queremos que las personas se sensibilicen, investiguen y documenten sobre el caso, enfatizó René.

Nada como experimentarlo en carne propia al menos unos minutos, dijo Fernando, pues ello contribuirá a una mayor solidaridad y fuerza en la lucha.

«Algo debe andar muy mal en ese sistema para que un artista como Kcho tenga que poner su talento para reflejar una experiencia horrorosa», manifestó a los asistentes.

En un aparte con JR, Fernando aseveró que es impresionante el trabajo que hizo Kcho al reproducir una buena parte de lo que se siente al estar en un lugar como ese. Reprodujo las circunstancias de la manera más fiel posible, basándose en dibujos e informaciones nuestras. Vine antes de que se terminara, pues tuvo la gentileza de mostrárnoslo, y le trasmitimos algunas evidencias.

Las acuarelas de Tony son la guía del recorrido en este espacio; y aunque nos faltan tres, los Cinco se las agencian para estar unidos, para hablarnos de su verdad, esta vez desde el arte, y seguir recabando el imprescindible jurado de millones de personas que se necesitan para traerlos de vuelta a casa.

René González, Fernando González y Kcho a la entrada de la exposición "No agradezcan el silencio"

Fernando González habla en la inauguración de la exposición "No agradezcan el silencio"

loscinco050414004

loscinco050414007

loscinco050414008

loscinco050414009

Coro Entrevoces, dirigido por Digna Guerra

Miguel Díaz-Canel Bermúdez (C), primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, junto a familiares de Los Cinco

Intervención del artista Alexis Leiva Machado (Kcho).

Los luchadores antiterroristas y Héroes de la República de Cuba Fernando González Llort (I) y René González Sehwerert (D).

Los luchadores antiterroristas y Héroes de la República de Cuba Fernando González Llort (I) y René González Sehwerert, son saludados por niñas

Acción perfomática del momento en que son encadenados antes de salir de la celda para el traslado de los prisioneros hacia su visita con los abogados.

Acción perfomática del momento en que es trasladado el prisionero fuertemente encadenado hacia su visita con el abogado

Acción perfomática del momento en que es trasladado el prisionero fuertemente encadenado hacia su visita con el abogado

Familiares de Los Cinco.

Inauguran de la instalación NO AGRADEZCAN EL SILENCIO, creada por el artista Alexis Leiva Machado (Kcho)

Área del servicio sanitario de la instalación NO AGRADEZCAN EL SILENCIO

Interior de la instalación NO AGRADEZCAN EL SILENCIO

Literas de la instalación NO AGRADEZCAN EL SILENCIO

 No agradezcan el silencio convocó este sábado a muchos al Museo de Bellas Artes.

 No agradezcan el silencio convocó este sábado a muchos al Museo de Bellas Artes.

 No agradezcan el silencio convocó este sábado a muchos al Museo de Bellas Artes.

 No agradezcan el silencio convocó este sábado a muchos al Museo de Bellas Artes.

 No agradezcan el silencio convocó este sábado a muchos al Museo de Bellas Artes.

 Quienes visiten el «hueco» nacido de la sensibilidad humana y artística de Kcho podrán testificar mejor la inmensa dignidad de cinco hombres a quienes se les pretendió doblegar. 

Tomado del portal del Comité libanés de solidaridad por la liberación de los Cinco Héroes Cubanos

Anuncios

Acerca de Jóvenes por los 5

Jóvenes cubanos que luchamos desde las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones por abrir paso a la verdad y la justicia. Formamos parte del movimiento mundial de solidaridad que luchó por la liberación del grupo internacionalmente conocido como los Cinco Héroes Cubanos o los Cinco de Miami, condenados injustamente a largas penas de prisión en cárceles de Estados Unidos por el cuyo único delito de defender a su pueblo de los actos terroristas organizados de manera impune desde el propio territorio norteamericano.

2 pensamientos en “Reproducción del “hueco” en Bellas Artes: significativa contribución a la causa de #LosCinco (+Fotos)

  1. Por estar la exposición distante muchos no tendremos la oportunidad de ser parte y considero más que necesario que muchas personas de todo el pais y fundamentalmente jóvenes puedan pasar esos minutos de meditación, para que sientanel porque de la lucha de los cinco , pero que lo sientan desde dentro, de verdad.Que bueno sería hacer un recorrido por el resto del pais.

  2. Genial la idea e impresionante la obra. Es una pena, como dice Cristina, que muchos no tengamos la oportunidad de presenciarla de cerca. Se me ocurre más de un nombre de los que de verdad merecerían una vida completa en una celda como esa. La lucha por el regreso de nuestros héroes continúa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s