Publican octavo libro de @MumiaAbuJamal

Writing on the Wall, Selected Prison Writings of Mumia Abu-JamalLa casa editorial City Lights Books, ha publicado en 2015 el volumen Writing on the Wall: Selected Prison Writings of Mumia Abu-Jamal (La escritura en la pared: escritos carcelarios selectos de Mumia Abu Jamal), con prólogo de Cornel West.

Se trata del octavo libro de Mumia Abu-Jamal, escrito en celdas de las prisiones del estado de Pensilvania, Estados Unidos, con una selección de 107 ensayos que abracan desde enero de 1982 hasta octubre de 2014, cubriendo casi todo el periodo de su encarcelamiento político.

La mayoría de las piezas fueron redactadas en el corredor de la muerte, luego de la incriminación de Mumia por el asesinato del policía Daniel Faulkner, el 9 de diciembre de 1981, en Filadelfia. Las más recientes datan de 2011, cuando su sentencia a muerte fue declarada inconstitucional y conmutada a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

En el prólogo, el profesor de filosofía Cornel West, afirma que su hermano Mumia no sólo es un notable escritor y periodista, sino «una expresión viva de lo mejor de la tradición profética negra». Define esta tradición como «una respuesta creativa, basada en principios, al estar aterrorizado, traumatizado y estigmatizado» —una respuesta a la esclavitud, supremacía blanca y otras manifestaciones de opresión con «una visión enraizada en análisis» que conduce a la organización y la movilización. En el campo del periodismo negro, dice West, Mumia es el sucesor de Ida B. Wells Barnetta, una valerosa mujer que reportó volúmenes sobre la odiosa práctica del linchamiento.

A muy corta edad, Mumia aprendió el oficio del periodismo como un joven Pantera Negra, cuando trabajaba en el periódico nacional de la organización. Y desde esa época fue objetivo prioritario de vigilancia por el FBI y la policía política de Filadelfia.

El texto brinda una amplia mirada al Movimiento de Liberación Negra, del cual Mumia formaba parte, y las organizaciones con las que sostuvo vínculos más estrechos: el Partido Panteras Negras y la Organización MOVE. En sus páginas se encuentran figuras históricas que inspiraron rebeliones y movimientos, y sacaron a la luz a otras muy importantes, como Papaloi Boukman, Jean-Jacques Dessalines, Nat Turner, Harriet Tubman, Frederick Douglas, Frantz Fanon, Malcolm X y Ella Baker.

¿En dónde quedó la presunción de inocencia para Mumia cuando su fianza de US$250,000 fue revocada un día después de ser fijada? Inexistente, dice, dado que el difunto fue un policía blanco de Filadelfia y el acusado un atrevido activista y partidario de MOVE.

La auto-defensa armada de los Panteras contra la violencia policiaca, sus programas de desayunos para los niños y comunitarios de salud, educación y vivienda, casi siempre encabezados por mujeres, atrajeron a miles de integrantes en 42 ciudades de Estados Unidos, y también inspiraron a jóvenes en los movimientos de los Chicanos, Puertorriqueños, Nativo Americanos y radicales blancos. Internacionalmente, los Panteras Negras se vieron como parte de las luchas anticoloniales para la auto-determinación y liberación nacional, y buscaron establecer relaciones con los Palestinos y Vietnamitas, entre otros.

En La escritura en la pared, Mumia expone las monstruosidades del sistema carcelario estadounidense, cuyos índices de encarcelamiento son los más altos del mundo, con una población de más de 2.2 millones de personas —10 veces más que en 1972. Mientras las escuelas cierran en las grandes ciudades y es más difícil que nunca encontrar empleo, miles de jóvenes inflan la población carcelaria.

Durante los años transcurridos en el pasillo de la muerte, sus escritos contra la pena de muerte impulsaron un fuerte movimiento internacional de abolición. Mumia, se volvió la voz de miles de personas enfrentadas a dicho castigo, considerado como una barbaridad por la mayoría de los Estados de Europa, América Latina y África.

Una de las peores formas de tortura practicada en las prisiones de Estados Unidos es el confinamiento en solitario; es decir, el aislamiento prolongado en una celda. Mumia lo vivió durante casi tres décadas y por ello sus testimonios resultan conmovedores.

El terror policiaco es tema de varios ensayos, incluidas las golpizas televisadas de Delbert África y Rodney King y los asesinatos policiacos de Amadou Diallo, Sean Bell, y Mike Brown.

La publicación de La escritura en la pared resalta el fracaso de la Orden Fraternal de Policía en silenciar a Mumia Abu-Jamal. Ante sus esfuerzos para ejecutarlo, apagar su voz tras muros de acero, difamarlo en los medios de comunicación, intimidar a sus partidarios, impulsar leyes para impedir que él levante la voz, y recientemente, ejecutarlo por medio de la muy intencional «negligencia médica», Mumia simplemente se niega a callar. Como muchos otros presos políticos condenados a muerte en sus mazmorras, él tiene lo que sus captores nunca tendrán: fuerza espiritual, dignidad, integridad, amor por el pueblo, un compromiso revolucionario —y la habilidad de leer la escritura en la pared. Su palabra lleva el pensamiento de una generación de revolucionarios negros, combinado con las verdades nacidas de las luchas populares en muchas partes del mundo. Mientras los movimientos emergentes cobran fuerza, visión y amplitud, Mumia encuentra en su libro un nuevo canal para compartir aportes y derribar muros.

Basado en la reseña de Carolina Saldaña, publicada en Subversiones

Anuncios

Acerca de Lic. Waldo Barrera Martínez

Licenciado en Historia en la Universidad de La Habana. Editor del blog Jóvenes por los 5. En Twitter: @waldo_cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s