@LeonardPeltier: cumpleaños 71 tras las rejas

Leonard-Peltier-Courtesy-Jeffry-ScottEl próximo 12 de septiembre, Leonard Peltier celebra su 71 cumpleaños encerrado en una prisión a más de 3.000 kilómetros de su familia. Ha pasado recluido en la penitenciaria federal de Coleman, en la Florida, más de 39 años, luego de ser sentenciado en 1977 a dos cadenas perpetuas por el asesinato de dos agentes del FBI durante un enfrentamiento en la Reserva india de Pine Ridge, en Dakota del Sur, el 26 de junio de 1975, en un proceso judicial dudoso desde el principio.

La historia de Leonard Peltier podría ser una más entre tantos presos que languidecen durante décadas en las cárceles estadounidenses. Por desgracia, el caso Peltier no es único ni extraordinario. La población carcelaria de Estados Unidos es una de las más numerosas del mundo y durante los últimos años han trascendido no pocos casos de graves condenas durante juicios problemáticos. Sin embargo, su situación merece ser conocida por el mundo entero.

Estamos hablando de un nativo americano de la etnia Anishinabe-Lakota, miembro del Movimiento Indígena Americano (AIM, por sus siglas en inglés) –grupo activista que defiende los derechos de los indios americanos “tradicionalistas”–. Antes de ser condenado, era uno de los líderes de dicha organización y como tal había acudido a la Reserva india Pine Ridge para apoyar a otros compañeros opuestos al gobierno tribal. Por aquellos días el clima de confrontación era muy intenso. Desde hacía dos años, los residentes de la reserva fueron víctimas de palizas, tiroteos y apuñalamientos por parte de vigilantes locales, colaboradores del FBI. Sin embargo, según el AIM, las autoridades locales no habían hecho nada para proteger a las personas en riesgo dentro de la reserva. Sus activistas fueron forzados así a una postura defensiva para proteger no sólo sus vidas, sino las vidas de los demás, ancianos, mujeres y niños.

El fatídico 26 de junio, los agentes Jack Coler y Ronald Williams, entraron en la reserva con una orden de detención. Conduciendo vehículos sin identificación, vistiendo ropas de civil y sin identificarse como agentes de la ley, comienzan a perseguir una furgoneta, al parecer, tratando de arrestar a un joven indio por el supuesto robo de un par de botas de vaquero.  Por razones desconocidas, se desata el tiroteo. Una familia con niños pequeños queda atrapada en el fuego cruzado. A lo largo de la estancia, la gente gritaba y muchos de los presentes se apresuran a devolver el fuego. Cuando terminó la escaramuza, los dos agentes del FBI yacían muertos víctimas de numerosos disparos. Un joven nativo americano, Joe Stuntz, también fallece a causa de uno en la cabeza propinado por un francotirador.  Inicialmente, otros dos lideres del AIM son acusados del hecho pero el jurado los absuelve por falta de pruebas, estimando, tras conocer el clima de violencia e intimidación existente en la Reserva, que probablemente actuaron en defensa propia durante su participación en el tiroteo.

Peltier, que había huido a Canadá tras el incidente, fue extraditado tras las absoluciones. Una testigo declaró haberle visto disparar a los agentes y durante el juicio se presentaron pruebas balísticas de que había sido su rifle el que acabó con las vidas de los agentes. Sin embargo, cuando la testigo retiró su declaración y afirmó haber sido presionada por la policía, no se le permitió declarar para la defensa. También se ocultaron pruebas a la defensa, entre ellas las balísticas que ponían en duda la conexión con el rifle de Peltier. Cuando los abogados tuvieron conocimiento de dichas pruebas durante la apelación, el gobierno manifestó que el jurado había tenido suficientes evidencias además de esa para condenarle, si no por ser el asesino material, sí por colaborar y ayudar a cometer el delito, negándose a modificar la condena.

Más allá del hecho de si Leonard Peltier es culpable o inocente, como él siempre ha mantenido a lo largo de todos estos años, es desalentador ver como una vez tras otra la Comisión encargada de analizar las peticiones de libertad condicional ha ignorado todos los detalles que ponen en duda la total imparcialidad del juicio. Además, existen firmes preocupaciones de que factores de índole política presentes en aquel momento, y las tensas relaciones entre el AIM y el FBI, contribuyeron en la manera cómo se juzgó el caso.

Peltier solicitó su libertad condicional por última vez en 2009, pero como en las anteriores ocasiones le fue denegada. Ya no será hasta el año de su 80 cumpleaños, en 2024, cuando pueda volver a intentarlo.

El caso ha sido examinado por el reconocido autor Peter Matthiessen (In the Spirit of Crazy Horse) y una película documental producida y narrada por Robert Redford (Incident at Oglala). La falta de equidad en todas las etapas del caso de Peltier, preocupa a muchas personas de todo el mundo y ha conducido a gobiernos extranjeros y organizaciones internacionales de derechos humanos a cuestionar el encarcelamiento continuo de Peltier.

Agotadas todas las vías legales para recurrir la sentencia, y que ya Peltier ha pasado casi 40 años en prisión, Amnistía Internacional ha pedido su indulto, al considerar “que dejarle en libertad sería la mejor manera de defender los intereses de la justicia”.

Esperamos que el Sr. Obama, se pronuncie en el más breve tiempo sobre su excarcelación.

Anuncios

Acerca de Lic. Waldo Barrera Martínez

Licenciado en Historia en la Universidad de La Habana. Editor del blog Jóvenes por los 5. En Twitter: @waldo_cuba

Un pensamiento en “@LeonardPeltier: cumpleaños 71 tras las rejas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s